Noticias Destacadas
Inicio / OTRAS / ¿Por qué no tienes que comer frente a la TV?

¿Por qué no tienes que comer frente a la TV?

Si acostumbrás a hacerlo, te mostramos varias razones para que lo evites y empieces a comer en el comedor junto a tu familia.

Aumento de peso: Una investigación llevada a cabo por la Universidad Estatal de Ohio, Estados Unidos, reveló que las personas que comen frente al televisor tienen un 37% de posibilidades de convertirse en obesos. Además aumentan un 14% las posibilidades de desarrollar diabetes, sin contar los grandes problemas de colesterol que tendrá en el futuro. Esto se debe a que el televisor se convierte en una forma de distracción distorsionando la conciencia y no llegás a saber exactamente cuánto comiste.

Dolores de espalda: Cuando permanecemos mucho tiempo sentados, lastimamos mucho nuestra columna por la mala postura. Con el paso del tiempo empezaremos a tener cansancio excesivo, dolores musculares y hasta de cabeza debido a la tensión.

Propensos a sedentarismo: Científicos de la Universidad de Maastricht, Holanda, aseguran que las personas que comen frente a la TV tienden a tener una vida sedentaria. La falta de actividad puede conducir a enfermedades cardiovasculares.

Da más hambre: Cuando comemos viendo TV no nos llenamos por completo sin importar la cantidad de comida que hayamos ingerido. Así lo reveló la Unidad de Nutrición y Comportamiento de la Escuela de Psicología Experimental de la Universidad de Bristol. Los investigadores aseguran que cuando estamos distraídos consumimos más comida a lo largo del día; la memoria y atención tienen un papel protagonista en la regulación del hambre.

Problemas al dormir: Si durante la cena ves TV, por la noche te costará mucho más dormir. El culpable de este mal es la luz azul emitida por la televisión, computadora, celulares y tablets; esta iluminación estimula el cerebro.

Daños en la vista: Cuando se ve TV por mucho tiempo tendemos a pestañear mucho menos. Eso causa sequedad en los ojos y aumenta las probabilidades de irritación y disminución de la agudeza visual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *